Toda entidad que tenga un pozo mecánico debe de tener el conocimiento que el suministro de agua depende del mantenimiento adecuado y del equipo de bombeo sumergible instalado en él. Es necesario que con frecuencia se revisen los controles eléctricos y se lleven a cabo mediciones de amperaje y resistencia, para determinar el estado del equipo sumergible, el cual se sugiere una revisión a cada 6 meses, como parte de un mantenimiento preventivo.

También es recomendable realizar la limpieza a la estructura del pozo cada dos años, en el cual este tiempo podría variar dependiendo de la calidad del agua.

Para la limpieza del pozo es necesario llevar a cabo los siguientes pasos:

1.Extracción del equipo sumergible: Se debe extraer del pozo el equipo de bombeo, para que sea revisado en un taller certificado, y así proceder con la limpieza del pozo.

2. Llevar a cabo una inspección con cámara de video sumergible. Hidrotec cuenta con una cámara de doble lente, lo que permite observar hacia el fondo del pozo, y transversalmente el encamisado del mismo. Esto permite determinar con exactitud el estado de las rejillas del pozo y el método de limpieza más adecuado.

3. Limpieza Química: En casos de que exista óxido en las rejillas, es necesario proceder con una limpieza química, que consiste en la aplicación de ácidos que disuelven la corrosión y combaten la bacteria de hierro. Hidrotec ofrece químicos de la más alta calidad, amigables al medio ambiente y certificados NSF.

4. Limpieza Mecánica: Consiste en cepillar las rejillas con un tubo con cerdas metálicas. Esto, junto con la aplicación de químicos, remueve las partículas de óxido, que caen hacia el fondo del pozo.

Luego, se procede con el “pistoneo” del pozo, que consiste en insertar un tubo con empaques, que suben y bajan a lo largo de la columna, produciendo un efecto de vacío que dinamiza el filtro de grava, haciendo que las partículas pequeñas se precipiten al fondo del pozo.

Por último se procede a remover del fondo todo el sedimento acumulado, mediante una cubeta especial.

5. Aforo: En algunos casos se procederá a determinar el caudal máximo que el pozo puede producir. Para esto, se introduce un equipo sumergible de capacidad para extraer la máxima cantidad de agua posible. Se recomienda bombear el agua por un mínimo de 24 horas para poder establecer con mayor exactitud el nivel del agua con el equipo funcionando, y determinar la cantidad de agua producida.

6. Revisión del equipo de bombeo: Mientras se lleva a cabo la limpieza del pozo, el equipo sumergible es trasladado a nuestro taller, donde personal calificado lo revisa minuciosamente.

Se toman mediciones eléctricas y mecánicas al motor para establecer su estado real; se revisan los impulsores para determinar si existe algún grado de desgaste o taponamiento en los mismos.

De ser necesario, se lleva a cabo la reparación o el reemplazo de las partes, previa consulta con nuestro cliente.

7. Re-Instalación del equipo en el pozo: Se procede a volver a colocar el equipo en el pozo, y a dejarlo en funcionamiento.

Hidrotec, se especializa en perforación, profundización, rehabilitación de pozos y suministro del equipo sumergible, poniendo a disposición asesoría en la correcta ejecución de los proyectos. Solicite asesoría personalizada para conocer el estado de su pozo de agua.